Cargando

Escribe para buscar

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a enfrentarse a la muerte?

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a enfrentarse a la muerte?

Compartir

Como estamos cerca de las festividades de Todos los Santos (el día 1 de noviembre y la de Los Fieles Difuntos el día 2), me rondaba a mí todo esto de la muerte, de cómo estar frente a ella, y sobre todo en relación a nuestros hijos.

La muerte es algo que forma parte de la vida. Lo cierto es que para morirse sólo hace falta estar vivo. Es un concepto complejo que a cualquiera suscita dudas e incertidumbre.

Mi abuela vivió con nosotros un tiempo largo y con mi tío soltero sobre todo. Lo digo porque cuando vives con una persona mayor o  enferma, lo precaria que es la vida está a la orden del día.

Tanto antes como ahora se puede y se debe acompañar el envejecimiento y la muerte de los seres queridos en casa, en las residencias, en el hospital, donde se produzca.

Nuestros hijos de hecho ayudaban con mi suegra cuando había que ir a acostarla o a lavarla. Esto ha sido estupendo para ellos porque además sentían que su yaya así se sentía querida. La verdad es que mi suegra era un amor.

Ahora no es normal velar al difunto en casa. Con mi suegro fue posible, y supuso un consuelo grande para todos, además de una ocasión para despedirse. Pero las circunstancias en cada caso son infinitas.

Mi padre murió en la uvi, y pudimos despedirnos de él, gracias a Dios, pero no velarlo en casa. Mis padres llevaban casados 33 años, y aún le dio tiempo a declararse de nuevo a mi madre. Para mí presenciar este momento tan íntimo (me sentí un poco intrusa), fue un regalazo, aún se me pone la piel de gallina al recordarlo.

La muerte se esconde. Esto es un hecho. Especialmente a los niños, y la verdad es que ellos lo viven más naturalmente de lo que nos creemos.

Ellos ven insectos muertos muchas veces cuando juegan (los niños que no están con la Play, claro). Cuando estamos viendo una película con ellos y sale algún muerto también es una buena ocasión para hablar con ellos sobre la muerte.

Decirles la verdad es muy importante, si no, se quedan confundidos, y pueden empezar a desarrollar un miedo a la muerte que antes no tenían. Es normal de los 6 a los 11 que lo tengan, forma parte de su proceso evolutivo.

A veces, lo que realmente les asusta es quedarse “solos”. Si esa es su preocupación, podemos tranquilizarles haciéndoles ver que sus hermanos, o los tíos, los abuelos….gente que les quiere cuidará de ellos. Si tenemos Fe, les podemos decir que Dios cuidará de ellos.

Lo que diferencia al hombre de los animales es la búsqueda de la trascendencia. ¿De dónde vengo?¿A dónde voy?

Y esto es algo que todos, creyentes y no creyentes, llevamos dentro por la propia condición humana. Los niños, también. Por eso no debemos mentirles.

Si el abuelo se ha muerto, se ha muerto. Si tienes fe, evidentemente podrás hablar de la vida eterna, pero si no, dile que es un proceso que forma parte de la vida. Nacemos para morir, y la vida, es una oportunidad para ser feliz y hacer feliz. ¿Cómo? Amando. Cuanto más y mejor ames, más feliz eres.

Pero mira a ver, porque si le decimos que está en una estrella a lo mejor se cree que es un astronauta.

Participar de la ceremonia de despedida del ser querido, les ayuda mucho. Y si lloran y están tristes, no pasa nada. Les hemos de ayudar a identificar esa emoción y a gestionarla, no a esconderla.

Para nuestros hijos ha sido muy importante ir a los entierros de los familiares que han ido falleciendo. Nosotros nos los hemos llevado a todos. Los visto de pontifical, y vamos todos juntos

La verdad es que además la presencia de nuestros hijos ha sido un consuelo para nosotros, porque te abrazan, y ven que tú también sufres porque tu mamá se ha muerto, pero también ven cómo te levantas. Aprenden a gestionar emociones viéndonos a nosotros, también la tristeza.

Pero aunque hay una sola muerte física, muchas veces vivimos situaciones de sufrimiento o angustia que ocultamos a los niños para que “no sufran”.

Cada padre sabrá, porque cada uno conoce a su hijo, desde luego, y todo es respetable (sobre todo porque lo hacemos por amor al niño). Nosotros hemos visto que el sufrimiento forma parte de la vida, también de la de los niños, pero también durante ella vamos adquiriendo las destrezas necesarias para ir viviendo esas situaciones, conforme se van presentando. La fortaleza se aprende a base de ser fuerte. Por eso evitarles las situaciones propias de su vida, me planteo yo si no será impedir que crezcan, y quitarles un trozo de su historia. No sé si me he conseguido explicar bien.

El otro día una mamá a la que aprecio muchísimo me contaba que después de tener a su único hijo, había sufrido tres abortos , y habían decidido no decirle nada al crío porque sabían cuánto deseaba tener hermanos. Entonces, un día oyó a su pequeño hablar con un compañero del cole y le decía que no tenía más hermanos porque su mamá no quería. Ella comprendió que tenía que hablar con su hijo preciso. Se lo aclaró. Pero lo increíble fue lo que le dijo el niño a su mamá: “Mamá, si te vuelves a quedar embarazada, por favor, dímelo en seguida, porque sólo saber que he tenido un hermano aunque sólo fuera un minuto me vale.

(Esperad, que me seque las lágrimas). Porque forma parte de su historia, y ¿no me estaré apropiando de una parte de ella?

Por otro lado, si le ocultamos una enfermedad de un ser querido, que imagínate no la supera, igual el crío hubiera querido despedirse o vivir ese tiempo más cerca de ella.

Esta decisión es muy personal, pero dadas las fechas que son, me ha parecido oportuno hablar de esto. La mejor forma de vivir, es con la vida en una mano y la muerte en la otra.

Nosotros el día 1 haremos Tumbatour, vamos a visitar las tumbas de los abuelos, y otras personas a las que hemos querido y queremos, porque están vivos en el cielo. 

¡¡Espero que mis hijos pequeños no tengan el detalle de otros años de hacerme un ramo de flores con las que van cogiendo de las lápidas!!, eso sí, todas naturales.

 

 

 

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *