Cargando

Escribe para buscar

¿Montamos una comida de Navidad?

¿Montamos una comida de Navidad?

Compartir

A lo mejor no te has planteado nunca preparar una comida de Navidad en tu casa, porque siempre habéis ido a casa de tu madre o tu suegra.

Con este post te propongo que hagas una comida/cena/merienda/ de Navidad en tu casa. Y no me refiero necesariamente a las oficiales, o sea Nochebuena o Día de Navidad. Podemos “crear” una tradición familiar que además los niños recordarán toda la vida.

Cada familia es única, cada una tiene un estilo que le es propio. Por eso sólo tu familia tiene esa forma concreta de celebrar la Navidad, aunque el día 25 comamos en casa de los abuelos con todos los primos.

Acoger en casa tiene muchas connotaciones, porque no sólo te abro mi casa, sino que ceno contigo, te estoy haciendo un sitio en mi corazón.

Lo primero, hay que poner la mesa. Echar mano de mesas maleta es muy práctico y te da la posibilidad de ampliar las plazas para los comensales. Y si además las colocamos en forma de “T”, la conversación se hace más fácil porque todo el mundo se ve las caras.

Tener banquetas apilables o sillas plegables va muy bien para estas ocasiones. Y si no, pídeselas a tu vecino, que seguro que tienes alguno que es majo y te las presta.

Conozco una familia que hace la comida tipo buffete, todos de pie. Como prefieras.

Poner una mesita auxiliar para que no te estés levantando todo el rato también es útil..

Los manteles todos iguales o a juego, y las servilletas aunque las pongas desechables, también a juego. Incluso las hay de tela que vienen en un rollo troqueladas. Estas aguantan hasta 5 lavados, pero francamente, yo las tiro.mesa de navidad hojas servilleteros ramas 080e563c 600x900 - ¿Montamos una comida de Navidad?

Antes, cuando se casaban, los novios ponían lista de bodas, y uno de los regalos estrella era la vajilla, pero desde hace unos años, las costumbres han cambiado y ahora al poner un número de cuenta, hay cosas que no solemos tener, como por ejemplo, una vajilla bonita, no de diario, y no nos damos cuenta de que nos hace falta hasta que nos hace falta.

Pero como todo tiene solución, podemos poner una vajilla blanca, que va con todo, y colocando unos bajoplatos rojos, dorados o plateados, voilá: ya tenemos nuestra vajilla de Navidad. También hay menaje desechable muy bonito. No pasa nada por ponerla de usar y tirar. Piensa que muchas veces lo óptimo es enemigo de lo bueno, y aquí de lo que se trata es de que te atrevas a acoger.

Tus hijos son unos colaboradores perfectos que además ayudarán seguro muy a gusto. No tengas miedo de explotarlos.

Asigna a cada uno una tarea. Escucha sus ideas, pueden ser muy útiles por ejemplo, a la hora de escoger el menú.

Haz que se sientan especiales. Los chicos pueden ayudar a papá a traer la compra, por ejemplo. Aquí se nos presenta un momentazo para tener cierta intimidad con los hijos. Y mamá puede quedarse con las chicas, me invento, haciendo galletas de mantequilla. Otro planazo. Estos son esas oportunidades de oro que se nos presentan y que hay que aprovechar, para que cuando llegue la tan temida adolescencia, los puentes de comunicación ya estén tendidos. Esto no se improvisa. Por eso hemos de pelear para ser ingenieros y arquitectos, pero no bomberos.

Piensa en menú sencillo, pero que le guste a todos. No te agobies. Existen platos preparados para estas ocasiones, de los que si decidieras echar mano, fenomenal, porque has entendido que lo primero es acoger, y todo menos sofocarse, que diría mi suegra:

¡Viva mi suegra! (y lo digo en serio).

Si os váis a juntar con otra familia, podéis repartiros la comida. Entrantes y plato principal. De postre, por supuesto dulces navideños.

Por los ojos también comemos, así que ¿por qué no ponemos las cosas muy bonitas? Unas piruletas de jamón y queso al horno, buenos espárragos, patés y fiambres y alguna ensalada un poco más vistosa. El pollo relleno es un recurso con el que triunfas seguro, y no es complicado. También puedes adaptar alguna receta de tu abuela o de tu madre (¡Vivan las abuelas y las madres!)

viva la mamma1 - ¿Montamos una comida de Navidad?Una sugerencia: No pongas ganchitos. No es un cumple, es una comida de Navidad, donde tú eres la reina.

Indicar dónde va sentado cada comensal te ahorrará rollos a la hora de que se coloque la gente. Unos sencillos cartelitos que hagan los críos, o una vela para cada uno con su nombre, o una foto de cada uno impresa en papel de azúcar y dejada caer en su plato

A los niños ponles copa también. Si te da miedo que rompan la cristalería de Bohemia, pon alguna que compres adrede para estas ocasiones, pero no pongas vaso de plástico. Que ellos se sientan importantes, especiales, también es importante. Si lo piensas bien en realidad sólo son copas.

Ponernos guapos para esta comida de Navidad aunque sea en nuestra casa también es importante, porque caer en el “chandalismo”, como dice mis queridas @Andreaamoretti y @Paulaamoretti es una tentación sobre todo si no vamos a salir de casa.

La hospitalidad también implica ir guapa por casa, así que para comer con los que más quieres,¿no nos vamos a arreglar?¿no nos vamos a arreglar todos?

Cuando vamos a casa de nuestros padres, evidentemente son ellos “que mandan”, claro, que para eso estamos en su casa  y son nuestros padres. Por eso el que nosotros seamos los anfitriones tiene su gracia, ya que en casa, Papá y Mamá somos la cabeza, y cara a nuestros hijos, la autoridad. Papá y Mamá presiden la mesa y los niños alrededor. Porque nosotros tenemos nuestra familia, distinta a las nuestras de origen, con un estilo propio. Pasamos de ser hijitos a padres. No es ninguna tontería, aunque lo parezca, y cara a los niños, tener nuestro espacio familiar es fundamental para empoderarnos, para liderar nuestra propia familia,  pone los límites donde desarrollar nuestra hoja de ruta en la relación con ellos y con los demás. Que nos vean relacionarnos Papá para  y Mamá, porque para Papá lo más importante es Mamá y para Mamá.

Queremos que nuestros hijos sean líderes, cómo podemos educar en el liderazgo? Pues quizá así. Porque el que lidera es el que sirve, así que, ¿Montamos este año una Comida de Navidad en casa?

 

Contácta conmigo ahora.[/su_button

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: