Cargando

Escribe para buscar

ORDENAR ARMARIOS : CAMBIO DE TEMPORADA.

ORDENAR ARMARIOS : CAMBIO DE TEMPORADA.

Compartir

8 IDEAS PARA ORDENAR ARMARIOS Y HACER BIEN EL CAMBIO DE TEMPORADA.

Acertar al ordenar armarios es fundamental para cualquier familia. También para la mía, que además cuenta con la particularidad de reunir a 11 hijos, así, cada cambio de temporada lo abordamos como una cuestión de vida o muerte.

Aunque nuestra querida Gurú Japonesa del orden Mari Kondo prefiere tener toda la ropa visible y ordenada a ser posible en el mismo lugar, la realidad es que no es habitual disponer de tanto espacio en el armario para ello.

Por lo menos para mí, con 11 hijos y un marido (maravillosos, por cierto), es absolutamente inimaginable esa posibilidad y hemos de atacar al temido ” cambio de armarios” dos veces al año.

Este titán llamado: ” Cambio de Armarios “,  a lo largo de la temporada que comienza, según cómo lo haya hecho, se convertirá en aliado o enemigo, facilitándonos a todos la vida o haciéndonosla muy difícil, porque el orden, también el de los armarios, relaja muchísimo.

Como para poder hacer un buen cambio de armarios, es importantísimo haber guardado muy bien la ropa de la temporada anterior, osea, la que vamos a sacar de las cajas.

Por eso, vamos a ver algunos trucos que pueden facilitarnos ordenar armarios con el cambio de temporada

 

1. Al principio, guardaba la ropa por tallas y distinguía de chico o de chica , rollo “niña talla 6 meses”.

Es verdad que íbamos enlazando un hijo con otro, pero la verdad es, que conforme iban llegando a nuestra vida, más ilusión me hacía comprarles ropita. (Siempre me preguntaba a mí misma: “¿Y si es el último?”- Este           interrogante me ha rondado desde la cuarta hija)

Además, a lo mejor el bebé recién llegado era chico, y lo anterior era una niña, o no le favorecía lo mismo que a su hermano, o era un bebé más grande, o más pequeño, o sencillamente el nuevo miembro de la familia había llegado en verano y no en invierno.

Así, que dejé de hacerlo de esta manera porque al final no me resultaba práctico: Me encontraba con el espacio de almacenaje abarrotado y mucha de esa ropa no llegaba a usarla, a veces, porque ni me acordaba de dónde estaba o al sacarla de las cajas me parecía que estaba “pollosa”.

2. Luego me di cuenta de que, que llegara el buen tiempo no quería decir que el primer día íbamos todos en bañador, sino que a lo mejor empezábamos a ir primero, en manga corta.

Esto me hizo plantearme lo siguiente: Si en realidad voy necesitando la ropa progresivamente, ¿por qué no hacer el cambio de armarios también de manera progresiva?

Desde que llegué a esta conclusión: guardo la ropa por categorías.

(Estoy segura de que Mari Kondo estaría orgullosa de mí). Así cuando saco las camisetas de manga corta, guardo las de manga larga.

3. También hay prendas que no se mueven de su sitio, como por ejemplo la ropa de deporte, que realmente es la misma en verano y en invierno, o las sudaderas y jerséis, solo que en este caso coloco más a la vista los de algodón o los de lana, dependiendo de qué temporada esté preparando.

4 Lo mismo que los uniformes del cole de los chicos, que en invierno llevan camisa y en verano polo, por lo que coloco cada cosa en un lugar preferente según la estación del año en la que estemos.

5. Los calcetines del cole los pongo en un separador (una caja de zapatos sin tapa es perfecta) junto con el resto de los uniformes, porque así, por un lado, de un solo golpe de vista sé si tiene calcetines del cole en el cajón.

Por otro lado, como algunos de mis hijos no son muy mayores, de esta manera saben que los del cole son para el cole, ya que normalmente, como van aprisa y corriendo, cogen los que estaban preparados para la semana y a mitad me tengo que poner a emparejar como una loca cuando esto ya lo tenía solucionado.

6. Aunque cuando hago el cambio de verano a invierno guardo los bañadores, siempre dejo uno fuera (en el cajón de los calzoncillos, por ejemplo), para que no me pille el toro por si se van de Acampada de Pascua, o hacemos alguna escapada en Semana Santa por ejemplo.

7. En relación a los pantalones, depende del espacio que tenga cada niño. La pana la guardo sí o sí, pero los tres chicos mayores llevan pantalones largos en verano y en invierno, así, que en perchas adecuadas, tienen a mano largos y cortos.

A los dos pequeños, como los tienen en cajones, les dejo dos largos y el resto cortos.

Además, procuro que los conjuntos que tienen iguales que son el “Traje de los domingos” estén todos juntos, incluso los de la pequeña, así evito que se lo pongan cuando no toca.

8. El cajón de la ropa interior después de revisar las tallas, se queda tal cual, osea, con las camisetas interiores incluídas.

Espero que os hayan servido estas pistas para preparar el Cambio de Temporada y mantener a raya el Orden de los Armarios.

Seguiremos con el Cambio de Armarios en el siguiente Post.

 

10 Comments

  1. Geles mayo 16, 2018

    Me encanta!

    Responder
    1. Lourdes Alvarez mayo 17, 2018

      Me alegro mucho de que te guste princesa! Espero que los próximos posts estén también a tu altura. Un beso!

    2. Lourdes Alvarez mayo 22, 2018

      gracias bombón

  2. Carolina Llagaria mayo 17, 2018

    Muchas gracias por tus consejos de cambio d armario!! Yo estoy en ese “maravilloso “ momento, cuánto me ayudas!!

    Responder
    1. Lourdes Alvarez mayo 19, 2018

      Princesa, me alegro de serte de un poquito de ayuda. Ánimo que esta batalla la tienes ganada!!

    2. Lourdes Alvarez mayo 22, 2018

      Me alegro mucho cariño

  3. Esther julio 8, 2018

    Hola, Lourdes.
    Gracias por tu dedicación, lo primero.
    Y lo segundo… qué haces con los zapatos???!! Zapateros, cajitas, sueltos, todos juntos, cada uno los suyos…??

    Responder
    1. Lourdes Alvarez julio 23, 2018

      Gracias a ti, lo primero, y en relación a lo segundo: Los zapatos de los niños los organizo bien en zapateros de esos que se ponen detrás de la puerta, cada uno el suyo, bien en cajones, según el espacio que tiene cada uno. Los de mi marido, los tengo en unos cajones grandes muy ordenados suela con suela, y los míos, en mi armario abajo del todo cada uno en su caja, etiquetado con letras grandes para verlos bien. Para las mayores en su habitación hicimos adrede uno de obra aprovechando un hueco que quedaba muerto.
      No sé si te he ayudado. Un beso.

  4. Isabel agosto 27, 2018

    Maravilloso artículo Lourdes!

    Responder
    1. Lourdes Alvarez octubre 6, 2018

      Gracias amor

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *